Shopping Cart
Your Cart is Empty
Quantity:
Subtotal
Taxes
Shipping
Total
There was an error with PayPalClick here to try again
CelebrateThank you for your business!You should be receiving an order confirmation from Paypal shortly.Exit Shopping Cart
Paula Padierna Sánchez (Profesora de violín)..................................................................................

Llegará un día en que nuestros recuerdos serán nuestra riqueza (Paul Geraldy)


Del Festival de Música Española sólo conservo buenos recuerdos. Yo era bastante más joven, una niña, la primera vez que asistí como público a los Conciertos del Festival. Estudiaba Violín en el Conservatorio de León. Me llevó mi madre, gran amante de la cultura y de valores como la constancia y el esfuerzo, que se esconden tras la educación musical. Desde entonces, se convirtió en una cita veraniega a la que no faltábamos y en un referente para mí: cómo suena una orquesta, un cuarteto, un coro, escuchado en directo, y cómo suena la música española. Ahora recuerdo esos momentos y pienso que, en verdad, fueron una gran riqueza.


Pasaron los años y continué progresando con mis estudios de Violín hasta finalizar el nivel impartido en el Conservatorio de León. En ese momento mi visión del Festival cambió. Tuve ocasión de estar “al otro lado”; sobre el escenario, formando parte de la Orquesta Ibérica, tocando música española, estrenando obras de compositores reales, de carne y hueso, a los que se podía dar la mano y una enhorabuena recíproca tras el concierto.


Continué mis estudios de Violín en Oviedo y, de nuevo, regresé al Festival, esta vez formando parte de la Tribuna de Jóvenes Intérpretes con mi cuarteto de cuerda. Esta Tribuna, reservada a jóvenes estudiantes, me permitió compartir cartel con figuras de primera línea y dar un paso más en eso que llaman “ser un profesional de”.


Guardo grandes recuerdos, grandes riquezas: he sido público, intérprete, he tocado en mi ciudad… (Utilizaré el verbo en presente): es un lujo, un privilegio, de trayectoria impecable, un referente para profesionales y estudiantes. No tiene sentido que desaparezca, que lo hagan desaparecer.


No mencionaré entidades públicas. A veces me preocupa tener este desencanto con todo lo relacionado con la “política”. Las comillas son porque eso que hacen no puede ser política (consultar definición en la RAE); si no habría dejado de creer en ella y en el sistema. Un pensamiento demasiado negativo para alguien que aún no ha cumplido los treinta.


Cierto es que se necesita dinero para todo. Cierto es que en económicas te cuentan la fórmula mágica: “maximizar el beneficio minimizando los costes” y que, puestos a recortar, la cultura no da beneficios. No, no los da, es cierto. No da beneficios de esos que se puedan escribir en el “haber” de un asiento contable. Pero quizá convenga recordar que existen otros beneficios que van más allá de los pecuniarios, aunque no se computen a corto plazo.


Es necesario el dinero. Tan necesario como el Festival. Tan necesario como la cultura. Si no cesan los recortes, si ya no hay conciertos a los que asistir ni en los que tocar, si no hay referentes para los alumnos, si la sociedad no puede distraer su mente con el arte, estaremos creando un auténtico monstruo.


La cultura es el camino que hace nobles a los pueblos.


Paula Padierna Sánchez (Profesora de violín) 

Welcome

Recent Photos

Recent Blog Entries

Featured Products

Newest Members